Hospital Posadas

Telefónicas
011-4469-9300

Vía web

Acceso al Correo electrónico Institucional

Ingresar

Acceso a WebMail e información institucional

Ingresar

EL HOSPITAL Y LA DICTADURA

HOSPITAL NUEVO, EN LA PRIMAVERA CAMPORISTA DE 1973

Desde la recuperación democrática en diciembre de 1983, decenas de jóvenes y no tan jóvenes nos preguntan: ¿Por qué el 28 de marzo de 1976 fue tan cruelmente invadido, ocupado y golpeado militarmente el Hospital Profesor Alejandro Posadas?

La lucha por la democratización

Tras años de resistencia social a las dictaduras y de los gobiernos “para pocos” que siguieron a 1955, el triunfo democrático del Dr. Héctor Cámpora el 11 de marzo de 1973 alentó el desarrollo en todo el país de diversos proyectos colectivos de carácter popular.

En el Hospital Posadas, los trabajadores se organizaron para desplazar a las autoridades heredadas del último régimen militar: la del director Carlos Ferreyra designado por la dictadura del general Lanusse, quien junto con varios jefes -retirados de las fuerzas armadas, principalmente en el área de Mantenimiento - eran cuestionados por su gestión autoritaria y corrupta.

En junio de 1973 el personal se declaró en asamblea permanente y tomó el hospital, con el objetivo de democratizar la toma de decisiones y abrir sus puertas a la comunidad. La dirección quedó a cargo de una comisión colegiada que prácticamente vivía en el Posadas.

Ya en el mes de julio, la asamblea de trabajadores eligió como director al Dr. Julio César Rodríguez Otero, hasta ese momento director Asistente y jefe de Cirugía. También confirmó en sus cargos al administrador, Sr. Carlos José Colombo, y a la jefa de Personal, Sra. Dora Agustín, por su honestidad, capacidad y compromiso con la institución.

Para exigir la efectivización de estas designaciones, los trabajadores marcharon al Ministerio de Bienestar Social. La movilización del personal y la mediación del veedor ministerial Dr. José Carlos Escudero lograron en un mes la confirmación de las nuevas autoridades elegidas por la asamblea.

Personal médico del Posadas, 1974.

El proyecto de Hospital Nuevo

Con la fuerza y el compromiso de sus jóvenes trabajadores, la construcción participativa del hospital abierto a la comunidad se puso en marcha.

Hasta entonces, los vecinos de los barrios Carlos Gardel y Mariano Pujadas, que se caracterizaban por su alto grado de vulnerabilidad social, no concurrían masivamente al que fuera durante años un centro de investigaciones cerrado, a pesar que desde 1971 pasó a ser un hospital general de agudos.

El nuevo proyecto tenía como premisa fundamental la participación democrática de los trabajadores y de la comunidad aledaña, con la realización de asambleas conjuntas para definir el funcionamiento cotidiano de la institución y elaborar políticas sanitarias en base a las necesidades concretas de los barrios aledaños.

El maestro espiritual y teórico fue el Prof. Dr. Ramón Carrillo. Los objetivos principales: la defensa del hospital público y gratuito, con la salud pública como eje de un sistema integrado de salud; y el reconocimiento del derecho a la salud como derecho básico esencial de todo ser humano.

La planificación y organización interna se realizaba a través de las Mesas de Trabajo Interdisciplinarias, que consensuaban los proyectos a llevar a cabo. Las mismas estaban integradas por los servicios: del área médica correspondiente, nutrición, salud mental, enfermería, servicio social. También, se sumaban otros servicios necesarios para el desarrollo y concreción de cada uno de los planes, como tuberculosis, mal de Chagas, psicoprofilaxis del embarazo y parto, salud de los trabajadores, etc.

¿A quienes convocó este Proyecto?

Más allá de sus pertenencias políticas, partidarias y sociales, la mayoría de los aproximados 1200 trabajadores del Posadas se sintieron convocados por el “Proyecto Sanitario” y dieron cuenta de un profundo compromiso solidario con su pueblo. Cada uno de los integrantes del equipo de salud se sentía parte de un proyecto colectivo con una función social. Todos sabían a qué hora debían ingresar a trabajar pero no importaba la hora de salida.

¿Cómo era el trabajo con los barrios aledaños?

El representante del barrio y otros miembros de la comunidad se reunían en la dirección del Policlínico con el Dr. Rodríguez Otero e integrantes del equipo de salud. Allí relevaban los problemas y acordaban cómo enfrentarlos, con énfasis en la prevención y la promoción de la salud.

Se realizaron talleres de capacitación de líderes en salud: cada manzana elegía un representante que luego transmitía los conocimientos recibidos a todos los vecinos del sector. El programa abarcaba primeros auxilios, vacunación, puericultura, salud infantil, nutrición, psicoprofilaxis del embarazo y parto, prevención de enfermedades venéreas.

A la vez, se trabajó mancomunadamente con los equipos docentes y los padres de la guardería infantil y de las escuelas primarias del Carlos Gardel y el Mariano Pujadas.

En el Aula Magna del Policlínico se festejaba el “día del niño” compartiendo la fiesta los chicos del barrio y los hijos de los trabajadores.

También se proyectó la construcción de un polideportivo en terrenos del hospital, linderos a la casa del director. Sábados y domingos concurrían trabajadores y vecinos a limpiar los terrenos.

Pero esta y otras iniciativas fueron desmanteladas por el ministro de Bienestar Social, José López Rega en noviembre de 1974, cuando ordenó la intervención del hospital y, con la fuerza de las armas de la organización paraestatal “Triple A”, colocó en la dirección a uno de sus hombres, el Dr. Pimentel. Desde ese momento se prohibió todo tipo de actividad grupal asistencial en el Posadas.

EL GOLPE CÍVICO-MILITAR DE 1976

Ocupación militar del Hospital Nacional Profesor Alejandro Posadas: 28 de marzo de 1976:

Tras el golpe de Estado cívico-militar del 24 de marzo de 1976, se efectuó en el Hospital Posadas un operativo militar a cargo del Ejército. Durante la madrugada del 28 de marzo, las Fuerzas Armadas conducidas por el General Reynaldo Benito Bignone ocuparon el Hospital con tanques, helicópteros y personal militar fuertemente armado.

Con la excusa de que éste era un Hospital de guerrilla para la atención clandestina de heridos, que funcionaba como depósito de armas y centro de adoctrinamiento ideológico, de la existencia de un túnel y de la desaparición de ropas y equipos, el Hospital fue ocupado militarmente con el objetivo explícito de acabar con las supuestas “actividades subversivas” que tenían lugar en la institución.

Más de 100 soldados se apostaron en las entradas del Hospital generando un clima de terror que incluyó la requisa violenta de pacientes y trabajadores. El Coronel Médico Agatino Di Benedetto, quién quedó a cargo del Hospital, seleccionó al personal que fue detenido y torturado mediante "listas negras" y a través de resoluciones internas dispuso:

  • La requisa de las instalaciones y el inventario y recuento físico de bienes
  • La declaración en comisión a todo el personal
  • La identificación de personas y la investigación del personal supuestamente subversivo y/o colaborador
  • La detención de los presuntos activistas a quienes se les aplicó la ley de seguridad
  • La prescindibilidad del personal detenido y la prohibición de su entrada al establecimiento
  • La prohibición del funcionamiento gremial

Entre el 28 y el 31 de marzo de 1976 más de 50 trabajadores y dirigentes gremiales del Hospital fueron detenidos ilegalmente, privados de su libertad frente a testigos intimidados a punta de fusil y trasladados con destino desconocido por lapsos de tiempo variables (de 5 días a 9 meses). Fueron víctimas de golpes, vejaciones, secuestros, familiares lastimados y domicilios allanados y dañados. Todas las detenciones que se realizaron fueron ilegales, sin orden judicial ni apertura de causas penales a los detenidos.

En investigaciones posteriores, todas las versiones que motivaron la ocupación militar del Hospital fueron desautorizadas y desechadas.

En abril de 1976 se designó al Coronel Médico Julio R. Esteves como Director Interino. Se retiró el Ejército del Hospital y se organizó un sistema de vigilancia paramilitar coordinado por el Subcomisario de la Policía Federal Ricardo Nicastro. El grupo de tareas, autodenominado SWAT, comenzó una nueva etapa de represión dentro del Hospital, aún más violenta.

Sistema represivo del Oeste:

Según el esquema represivo diseñado por la Junta Militar, el Hospital Posadas estuvo, por su ubicación geográfica, bajo el control operacional de la zona 1, subzona 16, área 160, que dependió del Primer Cuerpo del Ejército, específicamente de la I Brigada Aérea con base en El Palomar y que constituyó un circuito represivo integrado por Policía Federal, Policía de la Provincia de Buenos Aires, Fuerza Aérea, Ejército y Ministerio de Bienestar Social de la Nación.

Para profundizar el accionar en los municipios que conformaban la subzona, en junio de 1976 se transfirió a la Fuerza Aérea el control operacional y las comisarías de los partidos de Morón, El Palomar, Merlo y Moreno.

Operaban en dos niveles: uno público, que consistía en rastrillajes, control de fábricas y transportes públicos y patrullajes permanentes con propósitos intimidatorios, y otro ilegal, para lo cual contaron con los siguientes Centros Clandestinos de Detención: Mansión Seré, Comisaría 3º de Castelar, VII Brigada Aérea, La Casona de Morón, Comisaría 1º de Morón, Comisaría 2º de Morón, I Brigada Aérea, El Chalet del Hospital Posadas, Comisaría 1º de Moreno, Grupo de Vigilancia y Control Aéreo, Comisaría 1º de Merlo y Comisaría Libertad.

Aula "Los compañeros" - 1º piso de "El Chalet"
Teléfono (011) 4469.9300 interno 2300
Correo electrónico: ddhh@hospitalposadas.gov.ar