Hospital Posadas FacebookTweeterTweeterIn
0800-222-4627 (L. a V. de 8 a 13 hs)
  • Clínica Médica
  • Otorrinolaringología
  • Oftalmología
  • Obstetricia
  • Ginecología
  • Dermatología
  • Traumatología
  • Pediatría

Acceso al Correo electrónico Institucional

Ingresar

Telefónicas
4469-9300

Vía web

DERECHOS HUMANOS


La Dirección de Derechos Humanos, ubicada en el primer piso del ex CCD “El Chalet” (actualmente Escuela de Enfermería). Horario de funcionamiento lun. a vier. 09:00hs. a 14:00hs


Semblanzas

1976 | 2011 A 35 años de sus secuestros
Desapariciones, en manos de los esbirros asesinos del terrorismo de Estado de 1976.

Leer

El mandato de nuestros compañeros desaparecidos

¿Por qué "Memoria, Verdad y Justicia"?

No sólo por el peso propio de estos valores. La defensa de la democracia real exige la acabada comprensión de lo que fue la dictadura genocida cívico-militar.

Porque el terrorismo de estado ocurrió aquí, entre estas paredes. Porque lo soportaron nuestros compañeros, nuestros iguales, nuestros pacientes, nuestros vecinos, lo sufrió el pueblo.

Recordemos: represión del Ejército “de uniforme”, expulsiones, amenazas, arbitrariedad, cárcel, exilio.

Un director militar (Coronel Julio Estéves) que impone un clima de terror con los “Swat”: secuestros, tortura, desapariciones. La aberración extrema, ¡un centro clandestino en un hospital! La tortura y la muerte, donde se defendía la vida.

El terrorismo de estado a pleno: Ejército, Marina, Aeronáutica y Policía coordinados.

La Justicia, después de muchas frustraciones, va alcanzando logros gracias a la tenacidad de quienes siguen ofreciendo una y otra vez sus testimonios en los tribunales: calificación como crímenes de lesa humanidad los aquí perpetrados, condenas a Bignone, Mariani y algunos de los Swat. Y la extensión y profundización de los procedimientos judiciales pendientes que deben ser concretados.

Porque “Memoria, Verdad y Justicia” son la garantía del Nunca Más.

Pero, ¿por qué la dictadura se abatió sobre el Posadas con tal saña?, ¿por qué aquel proceso de destrucción y muerte?

La respuesta está en las víctimas, y en el hospital mismo.

Nuestros compañeros son un símbolo de lo que la dictadura quiso aplastar. De una Argentina que quiso ser más justa y solidaria. De una juventud generosa, con ideales y determinación.

De un Posadas que trabajaba para mejorar sus prestaciones, que crecía para dar respuesta a quienes más lo necesitaban, que empujaba por un mejor sistema de salud, al servicio de todos.

Nuestros compañeros, desde militancias diferentes o sin adscripción a una identidad política determinada, tenían un denominador común: el proyecto de hospital.

Un hospital joven, distinto, con vocación de servicio, que quería integrarse a la comunidad. Que se había impuesto mecanismos de participación incompatibles con su designio autoritario. Con personal que había decidido centrar su actividad en el Hospital Público, violando así las concepciones tradicionales de la medicina liberal. Que había aprendido a defender su salario, pero también a defender su hospital por encima de sus intereses personales.

Un proyecto que la dictadura que no podía tolerar.

En estos días se cumple un año de la muerte de Amadeo Barousse, un protagonista importante en aquel hospital. Aún sin compartir las posiciones políticas de muchos de sus médicos, supo ser consecuente en su defensa, asumiendo riesgos personales y sacrificando su carrera profesional en el hospital. Quienes tuvimos el privilegio de haber compartido con él trabajo, proyectos y sueños, y de haber valorado su lealtad y entereza en momentos difíciles, no lo olvidaremos.

El legado de nuestros desaparecidos, entonces, es hacer un hospital cada vez mejor, al servicio de la gente, respetuoso de la dignidad de sus pacientes. Hoy memoria es también ser fieles a sus ideales, hacerlos nuestros.

Hoy se ha abierto una ventana de oportunidad para el hospital. Es tiempo de trabajar por la recuperación del Posadas: la gente lo necesita.

Rescatemos lo mejor de aquella generación y pongámoslo al servicio del tiempo que nos toca vivir. Aportemos motivación, empeño, vocación de servicio, amplitud de miras. Priorizemos los intereses de quienes son los destinatarios de nuestra tarea: nuestros pacientes.

Es el mandato de nuestros desaparecidos.

Acto DDHH del Hospital Posadas
10 de abril de 2013 Carlos Apezteguia